El amor romántico existe y es curativo

El amor romántico existe y es curativo

Necesito decir GRACIAS a Sue y a Sam por sus aportaciones, por sus enseñanzas, por su manera tan bonita de transmitir desde la humildad y el cariño; y por la gran experiencia que he podido vivir en estos cuatro intensos días de formación sobre Terapia de Pareja Focalizada en las Emociones. Han sido días intensos de aprendizaje tanto en lo teórico como en lo experiencial y, por supuesto, en lo emocional.

Me llevo muchas cosas, pero sobre todo quiero destacar las siguientes reflexiones con las que me gustaría reflejar el impacto que esta formación ha generado en mí, tanto como terapeuta, como psiquiatra y  como persona.. 

 

Amor romántico: ¿qué es? ¿existe?¿funciona?

Tengo que confesar que no entendía así el amor romántico. Pero me he dado cuenta que es por lo que he estado luchando a lo largo de mi relación de pareja, y no era consciente de ello. Y es verdad, es el amor romántico lo que todos queremos y anhelamos: querer y sentirnos queridos. Eso amor romántico. Y, no solo es posible, sino que es un objetivo a conseguir en las relaciones.

  • El amor romántico es entre adultos lo que el apego seguro en la relación madre-hijo. El amor romántico es ese lugar en el que nos sentimos seguros; nuestro refugio y  base de seguridad a partir de la cual nos permitimos explorar. Conocernos y conocer al otro en la relación de pareja solo es posible en este contexto. Solo en ese ámbito somos capaces de mostrar y aceptar nuestra vulnerabilidad, de descubrir nuestros miedos y frustraciones, nuestras ilusiones y fantasías, nuestra tristeza y alegría, nuestro placer y nuestro dolor… En el amor romántico, al igual que somos capaces de sintonizar con el otro, sentimos que el otro sintoniza de la misma manera con nosotros, facilitando que seamos capaces de mostrar nuestras emociones más profundas.
  • El amor romántico no es la pasión, la sexualidad… Pero solo en el contexto de una relación de amor romántico es posible vivir la pasión y la sexualidad de una manera grandiosa, con curiosidad y espontaneidad.
  • El amor romántico es al son de esa música que el baile de la pareja se enriquece y se hace bello.
  • El amor romántico no es el causante de la violencia… es la solución a la violencia.

La dependencia emocional facilita la independencia y la exploración

La dependencia emocional, otro concepto sobre el que estaba equivocada y pido mil disculpas por mi error. Hemos dado demasiada importancia a la autosuficiencia, a la diferenciación del otro, a la independencia, a no necesitar, y nos hemos equivocado.

Necesitamos del otro, de un otro que nos aporte seguridad y calma en los momentos difíciles, al igual que de niños necesitábamos de esa madre que nos daba seguridad. Necesitamos que ese otro se convierte en nuestra “base segura”, como la madre con el niño en una relación de apego segura.  Es desde ese punto desde el que es posible alejarse, explorar, comunicar sin miedo al reproche, al enjuiciamiento, a fallar, a no poder, a fracasar…

Necesitamos un otro que sea nuestro “refugio seguro”, la persona que sabemos con certeza que va a estar ahí en los momentos difíciles, que no nos va a defraudar, que va a saber sintonizar con nosotros, que intuye y sabe lo que necesitamos.  Igual que cuando una madre sintoniza con su bebé y “sabe” qué siente, cómo se siente, qué necesita…y que está ahí y no le defrauda.

El amor cura

Otro tema sobre en el que también estaba engañada. Los profesionales de la salud mental, de la psiquiatría, pensábamos  que el amor no era suficiente. Pero, ¿cuántos de nuestros pacientes “difíciles”, de repente, han empezado a ir bien y no precisamente por nuestras intervenciones? Algunos quizás no se han atrevido a confesárnoslo. Pero su mejoría tenía que ver con que se habían enamorado. Los psiquiatras tendemos a creer que somos nosotros los artífices de la mejoría. ¡Qué enfermos estamos! Sí, tal vez seamos nosotros los enfermos y no nuestros pacientes.

El amor sí que cura. Me lo repito, y lo repito, porque es importante.

Que nosotros como terapeutas queramos a nuestros pacientes, también cura. Y también los psiquiatras nos curamos.

No estaba permitido. Expresar nuestras emociones en terapia estaba prohibido. Teníamos que ser tabulas rasas, no expresar, no mostrar vulnerabilidad… ¿Cómo puedes llorar delante de un paciente? ¡Qué horror! ¡Qué mal terapeuta! ¡Tienen que mantener una distancia emocional!

Y a mi, personalmente, me saltaban las lágrimas… lloraba y sigo llorando, y creo que seguiré llorando de alegría, de pena, de dolor… con mis pacientes y gracias a mis pacientes. Es emocionante ver lo que sucede en terapia. Agradezco esos momentos que los pacientes me brindan. Doy gracias porque son regalos estupendos que ellos me hacen. Los pacientes creen que yo les ayudo y no saben los mucho que yo tengo que agradecerles a ellos. Son estupendos. Los quiero.

La terapia de pareja sí funciona

Había mucha frustración en los profesionales que terminábamos por recomendar terapia individual para nuestros pacientes que demandaban terapia de pareja. La terapia consistía en mandar tareas, que ellos tratasen de hacer las cosas de otra manera…y, claro, rara era la vez que eso funcionaba. Y si funcionaba, era por un tiempo.  Desconocíamos,  o no nos fijábamos en que lo que había que cambiar era la música del baile. Y nosotros, los psiquiatras, nos empeñábamos en cambiar los pasos. Pero esa música no lo permitía.

Desde la Teoría del Apego podemos entender la música que está tocando en ese baile. Es lo que la Terapia Focalizada en las Emociones nos ha enseñado. Si cambiamos la música cambia el baile y, como en el tango, empezaremos a danzar de una manera fluida con nuestras parejas, y los problemas se suavizarán, y serán fáciles de resolver porque siento en mi pareja esa base y refugio seguro que me da calma y seguridad. Al igual que le ocurre al bebé que se calma con la mirada de su mamá cuando lo mece entre sus brazos, el adulto que abraza y se siente abrazado por su pareja, se siente seguro, en el hogar. Desde ahí todo es más fácil.

Estoy convencida de que la terapia de pareja no solo funciona, sino que es imprescindible para que nuestros pacientes, que vienen a terapia por depresión, ansiedad…, vean y sientan en su pareja ese refugio seguro que les da la tranquilidad que necesitan y que todos necesitamos. Nuestra pareja es nuestro mejor recurso para sentirnos bien, para regular nuestras emociones difíciles de digerir.

Dra. Mercedes Fernández Valencia

Psiquiatra y Psicoterapeuta 

 MIMAPA  – Centro de Psiquiatría y Psicología

4 Comentarios
  1. Estoy totalmente de acuerdo con que el cariño, bueno el amor es beneficioso para el bienestar.

  2. Es una grandisima persona. Tiene unas cualidades muy buenas. La admiro como persona y como profesional. Aunque aveces las terapias no son faciles, ella no deja que te sientas mal por ello…..

  3. Existen personas extraoridinarias. Existe el amor romántico. GRACIAS!!

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *